domingo, 16 de septiembre de 2007

El Ratoncito Pérez. Cuentecito no tan infantil.

Era este un ratoncito que se la pasaba pensando que quería juntarse con alguien, pero pobre ratoncito, no podía... nada ni nadie le venía bien, las juntaderas le duraban poco. Siempre le preguntaban cosas que él no quería contestar ... y eso lo espantaba... lo asustaba.

Un día que andaba de poeta por ahí, o de vago que para el caso es lo mismo se encontró con una cucarachita anodina y pizpireta a morirse que tenia complejo de linda y de preguntadora inteligente ... la pobre era tontísima, pero a veces a los ratoncitos eso les gusta... vaya usted a saber por qué. Claro, el ratoncito aunque muy avezado era, a primera vista no se dió cuenta del asunto y como suele suceder a veces confundió simpleza con ingenuidad y buen corazón... y le pareció encantador el detalle. Estaba feliz, la cucarachita cumplía con las tres B, buena, bonita y ......bobita

Pensaba que podría al fin juntarse con alguien que le fuera conveniente... si le extrañó un poco la pila de boberías que la cuqui le preguntaba... pero las pasó por alto o quizás ufanado como nunca antes no se percató de la gravedad del hecho... y cuando "ella " le preguntó eso de qué hacia por la noche...él que de niño le habían contado el cuento al revés decidió perspicazmente que lo de dormir y roncar no era la respuesta clave y ni corto ni perezoso la invitó a quedarse a vivir con él convencido que burlando al destino el final iba a ser distinto. La cuqui le juró que ella solo quería dedicarse a las buenas artes y que cuidaría de él y lo dejaría libre para que fuera en busca de tocino cada vez que quisiera sin necesidad de merodear ollas peligrosas. Mmmmm, que rara la cuqui, dijo tocino y no queso.

Todo parecía ir de maravillas, la olla asesina se había quedado en casa de la cuqui, así que no había peligro por ese lado, la cuqui jamás (palabra que le encantaba al ratoncito de este cuento) podría tirarlo para la olla y acabar con su vida como decían las malas lenguas que había sido en verdad el fin del otro cuento.... sin embargo... pobre ratoncito no se percató de que al violentar el mito se exponía a una nueva construcción de la history (si, con y griega y todo) y un buen día notó que su cuqui estaba muy barrigoncita, aunque por más que él le preguntara ella zalamera le respondía con arrumacos tranquilizantes y carantoñas puras incongruencias que a él no le gustaban nada nadita aunque lo disimulaba. Soy tan feliz, decía ella mientras se sonreía y se quedaba con la boquita abierta parpadeante.

Y de pronto, sin más acá ni más allá se escuchó un ruido algo acuático así como un plaf! Y asombrado al mirar para su cuqui contempló horrorizado como le salían de por debajo de las alitas primorosas de crepe satinado minúsculos ratoncitos con antenitas y más minúsculas aún cucarachitas con hociquitos y rabitos.

El ratoncito atónito perdió la cuenta cuando había contado más de diez..., hizo un último esfuerzo supremo para no desfallecer y salió corriendo - convencido que por valiente se tiene cualquier que para huir ánimo tiene - hacia la tierra de nunca jamás donde cuentan que vive solo, ermitaño en el fondo de lo que fue en tiempos remotos una olla de presión, confinado en soledad perpetua a vivir enajenado y esperando buenamente a que un día la olla reviente y se lo lleve de una buena vez por esos mundos de solo Dios sabe dónde.

16 comentarios:

NG la Banda dijo...

Y esto que fue? Algún experimento del Centro de Biotecnología del polo “científico” o los vericuetos retorcido de la “salación” natural? Pobre Mr. Perez! Como debe de envidiar a su primo Mickey que es todo un millonario triunfador. Saludos NG

Medea dijo...

Asi es. Asi mismo es.

General Electric dijo...

Ja ja ja ja. Esto te quedó fabuloso. El nacimiento de la funesta prole me dio revolturas... todavía no logro reponerme... muy bien

Medea dijo...

ay! mi frigidairetotote!!! que seria de mi ego sin ti!... tengo mas cuentecitos. Y by the way cuando se lo lei a mi hijo menor ( tiene 21) me dijo que iba a quejarse ala UNICEF porque le habia profanado su infancia feliz con este cuento... besotes bien calidos a ver si te derrito aunque sea una escarchita en la barrigota!!!

GeNeRaCiOn AsErE dijo...

casi siempre detrás de la ceb-olla está el abismo,
así que cuidadito Oso, no seas goloso...

Medea dijo...

si supieras, que esta historia es casi que veridica.... vaya, en su esencia asere, tu me entiendes, que tu eres un tipo profundo, jodedera aparte....

lola dijo...

Eso le pasó al ratoncito Pérez por embelequero, si se hubiese dedicado a dormir y callar no se habría llevado tamaño disgusto. Jajaja. Saludos!!!!!

Yvette dijo...

y que cómico lo de las tres B...

Ivis dijo...

Siempre he pensado que el cuento tenía doble sentido, pero nunca me había imaginado que llegara a tanto.
Yo también tengo uno de cucarachas, se llama como la canción "La cucaracha, la cucaracha...". Puedes verlo en mi blog.
Saludos, Medea.

Medea dijo...

Gracias a las tres amigas Lola, Ivis e Ivette...lo de las tres B dicen que era un decir de los polacos que vendian en la calle Muralla, antes deloquetusabes. Ellos decia bueno, bonito y barato... voy para tu blog ivis a ver lo de la cucaracha que tienes por alla... parto veloz right now!

lacucarachamartina dijo...

Este cuento me ha dejado pensando cuantos ratoncitos no viven dentro de la misma olla de presion esperando hacerse trizas.

parejanoverbal dijo...

La moraleja parece ser que si eres raton no debes juntarte a cucaracha, de lo contrario lo pagaras con la descendencia...Segun la logica del cuento, por que lo hace el raton, por que busca cucarachas? Sera bobito el raton..? o que quesito le pasa...?

Ivis dijo...

Gracias, Medea, por el link tan cariñoso, nos vemos el viernes en el blogoguateque. Un saludo.

Medea dijo...

MI doctor pppsssicologo y querido amigo... que te parece esta otra deduccion a partir de tu pregunta...
el raton busca cuicarachas porque se cree que a las cucarachas se les puede dominar, controlar... pero cucarachas al fin, si no la hacen a la entrada... la hacen a la salida... el raton nunca podra dejar de ser raton.

GaviotaZalas dijo...

Al ratoncito le salió el tiro por la culata,,,,Hicieron un pacto de conveniencia??? a este ratón no le gustaba el queso??? Me parece de leer un historia de matrimonio de apariencias para esconder,,,,era Gay Perez o mujeriego????
El nacimeinto de los Cucaratón es estupendo me viene la revoltura al estomágo. Esta cucaracha era una Zorra!!!!!!
saludosssssssss

Medea dijo...

si gaviota... eso pasa casi siempre... sobre todo cuando el ratoncito se cree que se las sabe todas y topa con una zorrita que se lo deja creer. Y tal parece que tu tambien conoces a alguien(es) asi pues has dado en el clavo!!!, mas trade me llego por tu casa...