jueves, 25 de octubre de 2007

La historia de Cecilia Solás(22). Una blogonovela cubana

Año 2002
Capitulo 6. Convencimientos en un dia de abril.

El insulto ligado con impotencia se comía viva a Sara, algo muy parecido a la rabia, aunque no exactamente la hizo coger escaleras arriba y trancarse en el baño. De nada valieron los toques de Hernán que con voz suave le pedía que abriera. ¿Qué quería ese, después de la sarta de arrogancias que le había zumbado en su propia cara?, ¿pensaría meterse con ella en la bañera y aquí paz y en el cielo gloria?, ¿o vendría a darle otro pase de lecciones y consejos?, ay no, tampoco estaba para eso.

Cerró los ojos y se dejó llevar por sus pensamientos. En un final ella y ella y la otra ella y la otra más ella siempre se habían llevado bien, aunque se dieran patadas por el culo de vez en cuando. Pero esa es otra historia. Sara era muchas Saras.

A ver Sara, primero que todo tranquilízate, no te dejes provocar por tu ego resabioso, ¿o a eso se le llama el subconsciente?, bueno como se llame… a ver …. ¡uuummmm! …!uuummmm! …. ¡uuummm! … y empezó a repetir con voz queda como un mantra “estás bien, no te vas a morir”, “estás bien, cálmate”, y así al ritmo natural de los mantras logró acompasar la respiración y sentirse algo más en paz consigo misma.

El agua. Mucha agua era lo que necesitaba. Cerrar los ojos y sentir como el agua tibia, serena, la iba abrazando. ¿no será que necesitas un abrazo, Sara?, ¿algo más que un abrazo?. cerrar los ojos y no pensar. No pienses Sara. No ahora. Consejera la voz conocida. No pienses. No pienses. Solo sentir el agua. El abrazo del agua. ¿Es suficiente que te abrace el agua, Sara? No pienses. No. No pienses Sara.

Saaaaraaaa, estás jodía… otra voz llegaba con intenciones de quedarse… estás jodía … mírate, la estas pasando mal, y por lo visto estás como en el tango Cambalache, sola, fané y descangayada, ¡jajajaja!, no me da risa. No. A mi si. ¿Por qué no lo tomas por lo suave?, ríete de ti misma chica, ¡ay, eres trancá como tu sola! Mira, observa el mundo a tu alrededor. Todo parece indicar que Hernán no está en la misma cuerda que tú, él es feliz, se siente bien, por primera vez en su vida tiene lo que quiere y parece que eso es más importante que tenerte a ti o compartir la felicidad al menos contigo. Te quiere llevar a su mundo de disfrute de tener cosas y comprar y comprar, pero a ti eso no te cuadra, y no te cuadra porque tú no necesitas tener cosas ni estarte endeudando hasta el cuello para ser feliz. Lo tuyo es otra cosa. ¿Qué es lo tuyo, Sara? Además te maltrató. No, no tanto. Si y si. Te maltrató y bien, ¿o cómo tú interpretas eso de que para estar con el “ hay que echar pa’lante”?, a eso aquí se le llama maltrato emocional. “Echar pa’ lante” a ver ¿qué quiso decir?, si es por dinero tú ganas más que él; así que esos lujos y esa arrogancia los pagas en parte porque tú te estas rompiendo la vida, para que él se crea rico y tú ¿qué?, ¿cuál es tu lujo?, ¿Cuál es tu vida? … ¿No te das cuenta? …a la verdad que quisiera que él me reconociera más el esfuerzo que hago y todo lo que trabajo y como atiendo la casa, los muchachos, pero no, pocas veces recibo una frase de aliento, no ya de apoyo, y es que él está tan engreído, tan que se cree que tiene a Dios cogido por las barbas, que nada de lo que digo lo asimila. A ver Sara, ¿para qué tú quieres ese reconocimiento?, ¿te es imprescindible?... me parece que si. ¿Pero por qué?, ¿Para qué? Mira Sara, te aconsejo que busques de donde no hay, que saques del adentro de tus adentros fuerza y valor para que salgas de este bache sola, no creo que puedas contar con él, ni para esto ni para nada. Lo de él es otra cosa, lo más posible es que ya no te quiera, tú formas parte de su vida y punto. Tienes un lugar ahí, como el nuevo carro, como todo los demás y ya, tú eres parte de su vida. No su vida. Métete esto último en la cabeza a ver si empiezas a entender mejor lo que te está pasando. ¿Pero es esto posible?. Claro, no solo posible, evidente. Evidentísimo.

Y dale boba, que no te vas a morir, no al menos ahora. ¿Ves?, ya estás más tranquila. Así Sara, como siempre has hecho. Tú eres una luchadora épica. Y eso de estar sola, olvídalo. No te cojas lastima Sara, que por ahí no llegas a ningún lado. Dale levántate y anda.

Ahora sal del agua, sécate, prepárate un te o algo caliente y trata de no pensar más en cosas malas y feas y muerte y tragedia, nadie se va de aquí hasta que no le toque y si te han avisado que es dentro de seis meses, pues relájate y goza, que no te queda mucho tiempo. ¡Ay que risa, relájate y goza!, ¡vaya expresión!.. no se de donde tú sacas esas frases… de donde va a ser, chica, no te me hagas la que saliste del convento ayer. No tienes alternativa o sigues como vas o relájate y goza… métetelo en la cabeza. Esa es la nueva consigna, a ver repite en voz alta “Relájate y Goza”, y eso hizo y una sonrisa se le asomó al rostro que saludó amistoso en el espejo.

Solo entonces se fijó en la puerta, tan abstraída en su monólogo interior. Un grito le hizo volver a la carga a pesar de la nueva consigna

- Sara que abras o tumbo la puerta
- Ya voy, ya voy… no te oía.

Abrió la puerta y trató de poner cara de poker,

- Ven acá chica, ¿y desde cuando tú te trancas y no me oyes?
- Te juro que no te oí.
- Sara, no me busques, no hagas más eso.
- Mira Hernán, no lo hice a propósito, si quieres me crees y sino también. Estoy cansada y el médico me dijo que siguiera un plan y el plan me dice que tengo que estar calmadita.
- Si eso mismo te quería decir yo, mi amor… que te calmaras, me alegra mucho que lo hayas interiorizado.. eso es lo que te hace falta, a ver ven acá, dejáme abrazarte, ves, así, ya, tranquila, verás que nos va a ir bien… si te calmas y estás así tranquilita, ¿ok?
- Pero Hernán, yo …
- Cállate, así, calladita. Ya. (continuará)

11 comentarios:

General Electric dijo...

pero muchacha tú eres una esponja!!!! como se notan las sesiones de psicoanálisis que te has estado dando con Pareja-No-Verbal. Muy muy buena la introspección. El agua combatiendo la ansiedad y el desajuste. Y si Sara estuviera en el Trópico tenía que abrirme la nevera y agarrar un hielito para pasárselo por la frente...
Esto se pone cada vez mejor. Voy a tener que caerle yo también al Doctor ese ¿tú crees que me abra la puerta? ¿Estará pa' mi guara? O le asustará ver una Refri que habla... Vaya, imagino que ya tiene que haber visto casos mucho peores... [:0S ]

Osvaldo Cleger dijo...

Sí, Medea, por primera vez coincido con la nevera loca: tu novela se pone cada vez mejor

saludos

Medea dijo...

jajaja, mi refri! que regozon eres! haces de todo una fiesta!, pues si a gozar y a bailar con la terapia de pareja-noverbal.

Claro que te atiende, dile que vas de mi parte y que estas fundio, fundio... aunque aun haces tus hielitos para los socios.

Medea dijo...

Medea tiene las manos en la cara en estos momentos, una sensacion de euforia con pena la embarga. Medea no esta acostumbrada a que la celebren tanto. Gracias con reverencia al minue

Al Godar dijo...

Medea:
Lo que más me gusta de tus escritos es que me parece estar viendo a esa gente que tan bien concozco. Son de carne y hueso.
Guapea!

Ivis dijo...

Ya estoy ansiosa por leer lo que sigue. Además de buena es entretenida.
Gracias, Mede.

parejanoverbal dijo...

Caballero, caballero...! eso es secreto profesional entre Medea y yo...! que me quitan la licencia si la gente sabe quienes son mis "pacientes"! Pero si, la novela ha tomado un tono Joyceano que le asienta. Le has tomado el consejo al Cleger y has incluido otras voces. eso esta bien.

lola dijo...

Parece que ya Sara está viendo la luz.

GeNeRaCiOn AsErE dijo...

la luz que en los ojos de Sara arde, cuando va cayendo la tarde...

dale medea... dale que tu puede!!!

Anónimo dijo...

Se la comio Sara. Me cae bien.
AT

Anónimo dijo...

Se la comio Sara. Me cae bien.
AT