lunes, 5 de noviembre de 2007

La historia de Cecilia Solás(23). Una blogonovela cubana

Abril 2002.
capitulo 7. S.O.S...... S.O.S ......

Sara esperaba pacientemente las pruebas del sistema. Hoy era el gran día, o como se dice por Groenlandia “ el deadline”. Asi que no había mucho que hacer, solo esperar si algun “bug” (*) asomaba sus antenitas y !zas! a exterminarlo.

Una aplicación, en este caso, un sistema de computación se proyecta en mucho bajo las mismas reglas que cualquier otro producto. Se concibe, se planea, se implementa, se construye, se prueba exhaustivamente y si no hay contratiempos se lanza al mercado. La fase de pruebas concluía hoy. Atrás habían quedado días de búsqueda y solución de mínimos ajustes. Que si faltaba el signo de dólar en un reporte; que si el modelo debería verse en verde y se veía en gris; que en tal lugar la fecha de emisión no estaba visible, en fin, detallitos que Sara y su equipo resolvían a velocidad supersónica.

Días agotadores en la oficina y en la casa. Bendita oficina que no la dejaba rumiar. Lo mejor que le podia pasar era tener la mente ocupada hasta el tope y llena de insectos que exterminar.

Para matar el tiempo y con ese desgano propio de quien sabe que en cualquier momento es interrumpido, Sara se pone a surfear en la Internet, es algo que le gusta, aunque casi nunca puede. ¡Uy! El periodico oficial de “allá”, era algo que siempre le llamaba la atención. No lograba soltar amarras con el gorrión, siempre ahí, escondido en el pelo. El periódico más importante y por tanto en el que salían todas las noticias igualmente "importantes" , así su vista buscando entretenerse comenzó despaciosamente a leer los grandes titulares. Nada ha cambiado, todo igualito, igualito, pensó. La abuelita seguía sentada en el mismo muelle, sin salir a lugar alguno. Que si la cosecha de papas; que si ganamos un campeonato del cubo de rubik en Burneo; que si se cumplen 100 años de haber introducido los timbales en el formato de charanga; que si el presidente de algún gran país es un burro con orejeras; que si el niño tiene que regresar, que si mañana hay una marcha para pedir que lo devuelvan, todas noticias matraqueadas, cocinadas. Un pueblo. Un cauce. Dos orillas. Un puente roto. Una pugna interminable. Una desgracia. Una sola.

Sara se lamentaba de la suerte de haber nacido con una estrella tan triste. Un túnel largo y estrecho y al final…nada…más túnel. Eso era lo que veía. Ya iba a cambiar de página, cuando de pronto en una esquina del diario, en un formato discreto le parece ver algo que si le llama la atención, es una pequeña esquela que dice “ El afamado pintor, ensayista y crítico de arte, el cubano José Pablo Ramírez, acaba de ganar el primer lugar en la muestra de gráfica contemporánea en Toulouse, Francia”, y a continuación entre letras aparecía algo así como “ este galardón se suma a la interminable cadena de éxitos de este impresionante artista”. Y no leyó más.

José Pablo Ramírez, José Pablo Ramírez. Así se llamaba aquel niño de la infancia, mi primer amor. Y una sonrisa tierna apareció en su cara cansada. ¿Será él? ¡Qué bobería! Va y es él. ¿No te acuerdas que le gustaba pintar? Si y a ti también y mira ya ni te pintas los labios. Dale búscalo en Google. ¿Para qué? Que lo busques chica. ¿Para qué? Para nada. Bueno te voy a hacer caso. Abrió Google el buscador más santo inventado por el hombre, y tecleó el nombre de su primer amor, mejor decir de su primercito amorcito. Al instante aparecieron mas de 30,000 referencias al pintor y a su obra. La curiosidad la venció. Casualmente en una de las entradas aparecía una dirección de correo. Y la tentación de escribirle comenzó a despeinarla. ¿O era el gorrión haciendo de las suyas?

Dale escríbele. No. Si, dale. ¿Para qué? Para saber. No quiero saber. Si quieres. Eso es malsana curiosidad. No, no lo veas así, eso es recordar el pasado. ¿Para que? No ves que posiblemente sea un hombre engreído y embriagado por el éxito. ¿Y eso qué tiene de malo? Que quizás sea un conquistador. ¿Y eso a ti qué te importa?. Un amargado. ¿Y qué más da? ¡Ah! Tienes miedo. ¿Miedo yo? Si, miedo tú. No seas guanaja, ¿ a qué? No te insultes. No me provoques. Ya, si yo soy tu mejor amiga. Mira, escríbele, escríbele y escríbele, a lo mejor no te contesta. ¿Tú crees? Claro. Si, pero a Hernán no le va a gustar que me escriba con un extraño. No se lo digas. No me gusta mentir. No es mentir. Mentir es si te preguntara. Y no te va a preguntar. ¡Ah! Entonces le escribo, si no me contesta, es que es como me lo imagine. Y ya. Que conste que lo hago por ti. ¿Eso crees? Pero a ver eso paso cuando eras chiquita. ¿Cuál es el tema despues de tantos años?. Hay que ver que eres embelequera. Y tú odiosa. Bueno, ya. Si, ya. Hazlo y ya. No me mandes.

Entró a su correo, le dio copiar y pegar a la dirección electrónica de marras y escribió:

¿Serás tú?

Hola José Pablo, mi nombre es Sara Llogat, ¿te dice algo mi nombre?. Es que de niña tuve un amiguito en la escuela “ Abdala” con el mismo nombre que tú, dime, ¿eres tú?, ¿fuiste a esa escuela?. Yo vivo hace tiempo fuera de La isla, cerca de la Ciudad Dorada, aunque no en ella.

Un saludo, Sara

P.D. Ojala que seas tú

Cerró los ojos y lo envió, y sintió como que estaba tirando una botella al mar. Si, a ese mar encrespado, rojizo y tenebroso. Al mismo mar que aparecía en la obra recién premiada. “Mar Rojo en el Trópico”, era el título de la pieza. Emblemático título con mucho de verdad. Al menos es valiente, pensó. Y si no me responde, que mas da. Va y solo es una simple y pura coincidencia.
Una llamada telefónica la regresó al mundo real. El sistema había pasado las pruebas. Que mañana se lanzaba. Que ahora podían irse. Que buen trabajo. Que Hasta mañana. Y Sara sin pensarlo dos veces apagó la computadora y dijo para si: “Pa’l carajo por hoy. Tomorrow will be another day como dijo Scarlett.” (continuará)


(*) en el argot técnico un bug es un error que aparece en un programa de computadora. En el idioma inglés, significa insecto.

10 comentarios:

General Electric dijo...

... la verdad que irse a la Yumada para leer el Granma... qué cosas se ven, eh?

así que Sara tuvo un infantil affaire con el pintor pinareño...??? Qué interesante!

saludos, Medeiña, se te extrañaba

GeNeRaCiOn AsErE dijo...

y si Sara tiene mala estrella, al menos le queda el recurso del 'flechazo' que es como la lotería de los sueños.
t

Medea dijo...

general... no te da pena con sara... pudiendo leerse el Washington Post mira por lo que le da. Ese gorrion en el pelo... y no, no levantemos falsos testimonios Sarita no tuvo affaire alguno con un pintor pinareño .... cualquier parecido con personas vivas o muertas es pura casualidad como decian en las peliculas mejicanas.

Sara y el flechazo... bueno... ya veremos.. si fue un flechazo o un mandarriaso...Tony tu siempre adelantandote!!!!

parejanoverbal dijo...

Suena a que Sara acaba de abrir la caja de pandora...

Medea dijo...

Oh si! peor aun, en la Caja De pandora la esperanza quedo presa .... aqui.... bueno... ya veran!

parejanoverbal dijo...

esta claro, como dices en el titulo, es un SOS lo que ha mandado..

GeNeRaCiOn AsErE dijo...

es que la espera desespera mijita. ;/ ;) :)
estos somos cleo, maylin y yo.

Al Godar dijo...

Nah.. ya no es igual. Si responde es un extraño. Si no responde es un engreido y un imbecil.
Pero responda o no responda, es bueno venir a leer esta forma tan agradable de contar las cosas.
A mi me gusta mucho ese monologo con ella misma.
Saludos.

Lena...en algun lugar del mundo dijo...

Uy Medea!!! Ahora poco a poco me ire leyendo tu blogonovela!!! Acabo de leer el capitulo 1, en cuando Sara se gana el bombo...ya me quede intrigada!

...y si, seguire escribiendo!!!

saludos,
Lena

La Maja Desnuda dijo...

y ??