domingo, 11 de noviembre de 2007

La historia de Cecilia Solás(25). Una blogonovela cubana.

Capitulo 7
Noviembre 2002. ¿qué por dónde ?…

- Mulata échate pa’llá que me la vas a gastar.

Mercy la mulatísima el plato más suculento de todos los que Raúl había probado en su vida. No en balde andaban enredados hace más de 20 años. Si, antes de la boda con Cecilia. Para Mercy, Rauli era el hombre de su vida, pero al destino no se le puede andar jugando cabeza porque es peor. Así que resignada a su papel de amante fiel y discreta, -aunque ya en todo este tiempo había tenido dos matrimonios y sus correspondientes dos divorcios – vivia pendiente del tiempito que Rauli pudiera dedicarle. Amor eterno, eso era. Forever and ever como decía aquella cancioncilla de moda en los 80. Pero miren eso, ¡quién lo iba a decir!, ahora Raúl estaba a punto de irse para siempre, y ella aunque disimulaba, estaba hecha tierra.

- Te dije que te eches pa’llá, chica… pero mira que te gusta el asunto ....
- Pero si eso no es jabón que se gaste Rauli, además cuando te vayas ya no voy a tenerte más. Déjame aprovecharte ahora. ¿No te das cuenta que nos estamos despidiendo?

- No seas trágica Mercy, el año que viene estoy aquí como cañón. O crees que voy a ser el único que se va y no vuelve en cuanto pueda.

- Pero ya no va a ser igual.

- Entre tú y yo todo siempre será igual, mimami. Ahora déjame hacer una llamada por teléfono a mi casa. Hace tres días que no saben de mi.

¡Cecilia!… ¡si!.. ¿cómo anda la cosa?… aquí en Madruga, si… aquí… ¿cómo está todo? … ¿qué que?… ¿Cuándo?… ¿entonces ya puede irse?… ¿qué sacaste pasaje?… ¿pero para cuándo?… pero eso es ya casi… no, no hiciste bien… si, si hubieras esperado por mi capaz que se hubieran acabado los pasajes… si, si… bueno… yo… bueno… no se… bueno, yo te vuelvo a llamar, es que Gerardo se acostó un rato y casi me escapé. En realidad esto que estoy haciéndome no me deja en buena ley salir del cuarto. Pero me escapé para saber de ustedes. Bueno, si, yo te llamo en cuanto salga para allá. Tengo que ver que me dice Gerardo. No quiero despertarlo. Bueno, y yo también. ¿Qué Sara viene?, ¿Cuándo?, ¿Y Hernán?, bueno… me cuentas después… está bien. Chao, chao.

- Mercy, me voy en 10 días. Ya Cecilia hasta sacó los pasajes porque al muchacho le llegó la baja del registro del servicio militar.

Mercy casi no puede contener las lágrimas y un desesperado llanto la invade.
- Mujer, no te pongas así…
- Es que ahora si que te perdí para siempre.. Y nos quedaron tantas cosas por vivir…
- No y no, mira Mercy, tú y yo estamos marcados por el destino, nada nos separará. Esto es algo transitorio. Yo el año que viene estoy aquí en esta cama, contigo, el tiempo pasa volando, chica. Eso ya está hecho.

- ¡Ay mi Rauli! ¡Que tu boca sea santa! ¿Te quedas hasta la noche?

Me quedo hasta mañana, te voy a hacer algo que nunca te he hecho para que te recuerdes de mi en todo este tiempo, mi Mercy, para que no me olvides, para que me esperes, para que mi ausencia te ilumine el sendero, para que pienses en mi a todas horas, para que…

- Oye párale a esa trova… mira que me estas haciendo reir y yo lo que tengo es ganas de llorar. ¿Pero a ver qué es eso que me vas a hacer?

La mulatísima con su innata sandunga, se le trepó arriba, lo aplastó con su cuerpo aun bien contorneado, y con voz persuasiva y alegre y algo llorona empezó a hacerle cosquillas, a morderlo, a calentarlo.

- … así que me vas a hacer algo que nunca me has hecho… ¿pero cómo es eso?… ¿qué me vas a a hacer? … ¿qué no nos hemos hecho tú y yo, mi diablo?, mi tigre… a ver ¿qué?...!ah! … ¿qué no me has hecho tú a mi y yo a ti?… a ver que yo recuerde…!ah si!, ya se. ¡Me la vas a meter en la cartera…. ¡

Y una carcajada ahogó llantos, tristezas y desesperanzas. Ahora eran solo dos presos de un fuerte sentimiento fabricado entre penumbras y mentiras. Algo a lo que nunca quisieron renunciar. El insondable, el caprichoso, el terco y cruel destino se encargaría de ellos, dejándolos al pairo. Más a ella que a él. Que conociendo a Raúl sabemos que todos sus sentimientos y pasiones se quedaban en la epidermis cerebral. Aunque si, algo sentía por ella. Mercy le había sido cómoda, fiel y leal. El ego insaciable de Raúl Montero se sentía a gusto con esta mujer que había usado cual frazada de piso cada vez que le había hecho falta y que aún así lo miraba agradecida. Cosas de mujeres que solo las mujeres saben comprender.

- ¡Coooooño!... ¡San Lázaro… ¡, ¡ay coño, Mercy!, vístete ya pero eso es ya que nos vamos ahora mismo para El Rincón (continuará)

8 comentarios:

GeNeRaCiOn AsErE dijo...

Sin pensar por un momento en Raul y su mulatona, matrimonios o cornadas...
mede, la verdad es que muchos de nosotros tuvimos ese momento alguna vez. Digo, ese sexo amargo de las despedidas,
aquello de no saber a ciencia cierta cuando volverá a ser.

no,esa sensación no se olvida.

t

General Electric dijo...

Jajaja, esta parejita es un vacilón.

Medeíña ¿viste alguna vez "El imperio de los sentidos? Si no la has visto échale un vistazo a una sinopsis por la internet para que entiendas mi comentario. El coqueteo con "el bicho" de Raúl que Mercy quiere llevarse en la cartera me recordó esa película, claro que en una versión relajosa y tropicalizada

un abrazo

Medea dijo...

Frigi mio... claro que vi esa pelicula que refieres... pero ella pobrecita japonesita... no tenia cartera... asi que na' se la echo encima como si fuera un pollo matao... jodedera aparte... tremenda pelicula.. un clsicon de esos que si no se han visto se puede decir que te falta un pedazo de vida por entender. Ay Frigi eres un genious!!!

Medea dijo...

Tony, asewre, no te me pongas sentimental.... que esto es pa'joder y no pa'sufrir.

Lena...en algun lugar del mundo dijo...

Me cae mal este tipo, Raul. No tanto por los tarros sino por su actitud en la vida y como trata a la pobre Mercy.

Medea dijo...

Lena, espera y aguarda que los hay peores... ya veras... pero mira que los hombres son!... bueno... los de por ahi, que los que leen este blog todos son super super y nada que objetar, son todos de lo mejor de lo mejor. Pero los de mi novela...jnnn! son malos cantidad.

General Electric dijo...

hey, Medeíña, dorándoles la píldora a los machitos que se pasan por aquí, eh? Eres una pilla [;o) ]

Medea dijo...

No Frigi, es que no quiero que piensen que soy una feminista o algo asi. Hasta donde se, todos los que me visitan son unos caballeros galantes .... honor a quien honor merecen aahhh! pero esos cerdos de Raul Montero y Jose Pablo ramirez... van a ver... van a ver.... jajaja