lunes, 19 de noviembre de 2007

La historia de Cecilia Solás(28). Una blogonovela cubana

Capitulo 8
Mayo 2002. Cuando el mar es verde ...

Sara llegó como siempre algo tarde y muy cansada. Entró en la casa y la encontró a oscuras, algo raro, pues a esa hora toda su familia la esperaba o para que cocinara o para comer juntos en caso que ya Hernán hubiera tomado la decisión de resolver la cena.

Un olor fragante a jazmín, algo muy agradable inundaba las penumbras. Tratando de seguir el olor dio con su propia habitación. Para sorpresa había una mesa pequeña muy bien puesta con velas, una cubeta con champagne helándose y una mesita al lado con varios platos tapados en fuentes de plata, al mejor estilo de un restaurante francés.

Pero de Hernán ni el rastro. Siguió avanzando al ver una luz parpadeante en el baño que quedaba dentro de la habitación…

Descubrió el jacuzzi lleno de pequeños lirios, sus flores preferidas y una hermosa vela en forma de orquídea que desprendía un sutil olor a sándalo… al lado una postal y un estuche pequeño… lo abrió y los destellos de tres brillantes engarzados en una sortija la hicieron parpadear. Abrió la postal y leyó:

Hoy hace 25 años que te conocí en minifaldas y trenzas, sentada en un aula de la Escuela de Matemáticas. Nos merecemos estar otros 25 años más juntos (al menos) y celebrar hoy este día tan especial para mi, espero que para ti también.

Sara se sintió parte de un comercial de esos que había visto por la Televisión anunciando una joyería famosa, de esos que terminan diciendo “ y la mejor forma de decirle que la amas es con un diamante”. Una rara sensación de no pertenecer a ese mundo la recorrió en silencio, aunque rápidamente se dio cuenta que Hernán estaba tratando por todos los medios que los días de discusión y culpas quedaran atrás. Y se lo agradeció.

Ella también había sentido que tení a que hacer algo para que no quedara por ella si este matrimonio se iba a pique, así que se sintió halagada, aliviada y feliz de ver que Hernán, tan práctico él, estaba decidido también a poner de su parte.

Pero Hernán no aparecía. Claro formaba parte del juego que ella adivinó. Y se sentó pacientemente al borde de la bañera a esperar por el caballero.

Entretenida mirando el anillo y la carta, no sintió cuando Hernán atravesando la puerta se le franqueó con un bello ramo de orquídeas, ella le sonrió contenta, y por qué no, enternecida del gesto, de esta manera nueva de tratar de reinventar el amor y lo abrazó emocionada, aunque sin brillo en la mirada.

- Sara, mi cielo, he meditado mucho estos días…. Y creo que debemos darnos una oportunidad, tú has trabajado tanto en estos cinco años y estamos tan estresados y presionados que no nos dimos cuanta que el proceso de adaptarnos nos estaba cobrando el peaje. Hagamos lo posible por seguir unidos… te lo pido y acéptame el anillo como prueba de mi amor por ti.

Sara no sabía que responder, a decir verdad le jodía el gasto del anillo que quién sabe cuanto podía haber costado y la sorpresa aunque agradable no le dejaba de recordar algo ya visto, aunque fuera la primera vez en su vida que recibiera semejante homenaje. Su vida como la de cualquier cubana llegada al exilio se había movido de ir a una fiesta en casa de amigos en Cuba ambientada por una botella de ron cualquiera y unas croqueticas de quiénsabequé a las tardes de barbecue en casa de algún primo en Miami o alguna suntuosa fiesta en un banquet hall celebrando un cumpleaños, boda o aniversario. Pero se dio cuenta del esfuerzo y las intenciones de Hernán y no pudo evitar que unas lágrimas silenciosas demostraran a las velas, el anillo, los lirios y al mismísimo Hernán que un sentimiento profundo la embargaba.

Hernán abrió el champagne, lo sirvió en dos copas y le pidió que entrara entre los lirios y el agua para que se relajara y así poder conversar, hablaron de lo divino y lo humano, de sus preocupaciones, dudas y esperanzas, en fin, hacía mucho tiempo que eso no sucedía, aunque ella siempre hubiera estado dispuesta a hacerlo de la manera más simple y no rodeada de un escenario tan fastuoso digno de una Madame Pompadour.

Hernán especialmente cariñoso y amoroso, y Sara preguntándose si de verdad esto pudiera ser el comienzo de algo bueno o el fin de algo malo.

Estaban en los postres. La cena cocinada por el chef Hernán como una muestra más de su intención en la reconquista había sido suculenta y espaciada. Cuando de pronto…

- Déjalo que suene Hernán, es tu celular, no lo cojas.
- Pero mira Sari, es mi tía.
- La llamas después, mira que si es tu tía es para largo.
- Mira mejor ve a buscar un oporto que tengo allá abajo, y yo la liquido rápido.

En un santiamén Sara bajó a la cocina, tomó la botella de oporto y se disponía a entrar en la habitación cuando …

- No tía, no se lo he dicho, pero ya se lo diré, si seguro que vamos, descuida tía, el sábado a la una estaremos allí los dos. Si, todo bien, el anillo le encantó, bueno tía, un beso. Si, ella bajó a buscar oporto. Bueno, besos tía.

- ¿Adónde vamos Hernán?, Sara sonreía con cierta aprehensión acostumbrada como estaba a que todo se le convirtiera en sal y agua cuando menos lo esperaba.

- Sari, tía que quiere que vayamos a un acto con ella el sábado en la Ciudad Dorada.

- ¿Un acto?, ¿un acto?, ¿de qué?

- Es para recoger fondos para convertir la casa en que vivió el niño en un museo.

- Mira Hernán, el niño ya se fue con su padre hace varios días, lo sabes. Ya chico, ya eso se acabó. Gracias a Dios. Yo no voy a ningún lado, sabes bien de todos los disgustos que he recibido por decir que yo estaba de acuerdo con que el niño regresara. Ni muerta voy a ese ni a ningún acto.

- Sarai, mi amor, ¿qué más te cuesta?, tómalo como una muestra que te pido que de verdad quieres que resolvamos nuestros asuntos y sigamos juntos. Además mi tia…

- ¿Qué dices?, ¿qué tiene que ver lo nuestro con el niño, el museo, la tía y la madre de los tomates? No Hernán, no. No mezcles cosas.

- Pues allá tú, Sara, estoy tratando y tratando y tú no das señales de entender, ni de cooperar. ¿Sabes cuánto costó el anillo?, diez mil dólares… a ver. ¿por qué no puedes complacerme…?

- Pero para qué me lo compraste si me lo ibas a sacar en cara en la primera oportunidad. No quiero ir Hernán, ¿no comprendes?, me asfixian esas cosas. No está en mi. Pídeme otra cosa, lo que quieras.

- Sara, es esto lo que te pido. Que vayamos juntos a ese acto. Pero todo lo complicas y estamos en las mismas.

- Hernán, es muy sencillo… no se cómo no me entiendes. Hay cosas que no tienen precio…. Y esta es una de ellas. Para todo lo demás esta MasterCard. Y ayúdame a recoger que ya aquí por lo visto se acabó la magia. (continuará)

15 comentarios:

Lena...en algun lugar del mundo dijo...

Ya decia yo que el Hernan este se traia algo entre manos! y sospecho que vienen mas sorpresas...

GeNeRaCiOn AsErE dijo...

, pensando estaba en eso del american life style y los sudorosos bbq, que no acaban de entrarme, tenia la pregunta en la punta de la lengua –¿hasta donde he cambiado?- porque obviamente vivir en otro entorno siempre nos moldea.
Ah, pero al leer lo del niño y no pude más que sonreírme. Llegue a Miami a la sazón del caso, acababa de dejar tras de mi la locura de Elian en las calles de la habana ( había vuelto a Cuba de paso, luego de vivir un tiempo en holanda) ... creo que al otro día de estar en esta ciudad se llevaron al niño, así que la primera mañana miamense, me levanto veo a miles de gente en las calles. De más está decirte que me entraron unas ganas de perderme y no volver jamás ni a la isla, ni a Miami, ni a lugar alguno donde uno amaneciera presenciando como un drama familiar podía convertirse en un show político, que afectara emocionalmente la racionalidad de la gente. Luego de todo este tiempo, creo que nosotros tenemos la culpa, que los millones de cubanos que callamos y dejamos que otro hable en nuestro lugar somos los únicos y verdaderos responsables de que esta cantaleta que no acabe.
¿Hasta cuando vamos a dejar que los extremistas de ambos lados nos cojan para sus juegos?

t

lola dijo...

Jolín, con lo bonito que estaba todo, y tenía que aparecer la política a fastidiarlo. ¿pero es verdad eso de que querían hacer un museo en la casa donde vivía Elián o eso es una licencia literaria?
Saludos!!

Medea dijo...

Lola, el museo se hizo, no se si existe aun. No quiero convertir la novela en un asunto politico, fijate si es asi, que yo no menciono el nombre del ninno, ni el nombre de la ciudad, y rd a proposito, para quitarle importancia politica a los hechos lo que quiero es mostrar como los paradigmas pueden provocar una separacion emocional en una relacion muy dificil de resolver. Aqui lo que se plantea es que Hernan en su deseo de ser reconocido por el status quo pierde la perspectiva emocional y sentimental de su pareja y la manipula de una manera burda. Cuando esto sucede es que esta pasando algo muy complicado de resolver con un anillo o champagne.

lola dijo...

Ay, lo siento entonces porque me parece que metí la pata, bueno como no puedo hacerlo yo misma ahora, quita el comentario y así no le doy pie a más comentarios de este tipo. Saludos!!

Medea dijo...

No, Lola, si no te molesta lo dejo, por favor. No me pidas que lo quite. No has metido ninguna pata. Me parece muy atinado lo que dijiste porque me dio pie a decir algo, y es que lo que quiero es demostrar como los hechos nos influyen y las actitudes que tomamos pueden marcarnos o no para toda la vida. Tu observacion es muy procedente porque ya ves que si, hasta se hizo un museo en la casa donde vivio el ninno, que a mi juicio no tenia nada de museable, pero asi son las cosas en este mundo. A todos los que padecimos de cerca la historia nos marco mucho, fijate en lo que escribio Toni. Fue muy triste y muy duro, pero no debemos olvidarlo.

NG la Banda dijo...

Y donde esta el (28)? Lo censuraron? O es una nueva “onda” literaria de publicar los capítulos en desorden? Dime mi estimada Medea, donde caracho se metió el (28) :-)) Un saludo NG

Medea dijo...

NG L'Observateur ... es que este era el 29, porque hay un 28 que no saque, pero que ahora sacare como 29 dado que este es 28! uf! que lio... hoy le juego el 28 y el 29 a la loteria. Algo me saco seguro. Gracoas NGcito mio.

Lena...en algun lugar del mundo dijo...

Estoy muy de acuerdo con lo que Tony dice, ¿Hasta cuando vamos a dejar que los extremistas de ambos lados nos cojan para sus juegos? !!!

General Electric dijo...

Champagne, Jacuzzi, Orquideas, Oporto, Master Card... Vaya, que sí los ricos no logran reconciliarse con toda esa tramoya qué queda pa nojostros los pobres.
Pero así es: los ricos tienen la tendencia a cagarla al final echándose en cara el dinero.

Oye, rubia, y me gusta esa idea de que el 29 vaya antes del 28... es como si el tiempo fuera de pronto en zigzag, es mejor que cuando todo va p'alante... que al final lo único que noj está esperando es la pelona

un abrazo

Medea dijo...

Pues si mi frigi, pero no conozco a ningun rico, aunque si conozco a varios " que se creen ricos" y estos son los peores. Nunca se cansan de tirar plantes. No se si te has dado cuenta que en la novela hay 2 momentos, primavera del 2002 y otonno del 2002, asi que ese patraypalante esta ahi ya. Pero de cualquier manera hoy le juego a los 2 numeros, a ver si aunque sea me gano 5 fulas. A mi tambien me gusta el meneito como dice la cantaora.

Güicho dijo...

¡25 años! Llegar a eso sin complicidad absoluta o clara definición de poderes me parece una tragedia, pues significa que no hay concilio -lo que no resolviste en 25 años no lo consigues en 100 (no lo sabremos nosotros {ya vamos por 48})-, y eso a su vez lleva a la conclusión de que habría que haberlo acabado antes.

Eso de esperar a que a uno se le descomponga el intestino para divorciarse...

Medea dijo...

ay guicho!!! que bien tus subtextos !!!! pues yeap! asi mismo es como dices tu... pero mira con las tripas hecha agua como el chino del arrepotepote ... y aun no sabemos si si o si no!

Medea dijo...

Pareja No Verbal escribio sobre este post:

Yo, como siempre, llegando tarde a tu blog...Trate de apurarme a escribirte algo pero llegue tarde a tu entrada anterior que es muy ilustrativa de cosas muy comunes en las parejas y que son las que dan al trasto con la intimidad (que es el tema de mi ultima entrada). La secuencia que aqui te pongo es ejemplo vivo de lo que llamo “violacion de expectativas” y de lo que le sucede a una persona, en este caso la esposa, cuando ha sufrido los bajones que el esposo le da cuando con sus acciones rompe el encanto del momento de encuentro. Se crea entonces un miedo a la intimidad y la persona se resiste a ser afectada por los avances del otro, resiste a subir a un buen estado emocional porque…de ahi se ha caido antes. Ella lo dice major que nadie: Tiene miedo de dejarse llevar porque al final todo termina en sal y agua.

Secuencia:


1) En este paso se siente vulnerable y cede a la intimidad: “Pero se dio cuenta del esfuerzo y las intenciones de Hernán y no pudo evitar que unas lágrimas silenciosas demostraran a las velas, el anillo, los lirios y al mismísimo Hernán que un sentimiento profundo la embargaba. Hernán especialmente cariñoso y amoroso, y Sara preguntándose si de verdad esto pudiera ser el comienzo de algo bueno o el fin de algo malo.




2) Aqui, Hernan rompe el encuentro: En un santiamén Sara bajó a la cocina, tomó la botella de oporto y se disponía a entrar en la habitación cuando …

- No tía, no se lo he dicho, pero ya se lo diré, si seguro que vamos, descuida tía, el sábado a la una estaremos allí los dos. Si, todo bien, el anillo le encantó, bueno tía, un beso. Si, ella bajó a buscar oporto. Bueno, besos tía.

- ¿Adónde vamos Hernán?, Sara sonreía con cierta aprehensión acostumbrada como estaba a que todo se le convirtiera en sal y agua cuando menos lo esperaba.



3) Aqui, Herna actua de manera defensiva y no empatica y termina por arruinarlo todo: Pues allá tú, Sara, estoy tratando y tratando y tú no das señales de entender, ni de cooperar. ¿Sabes cuánto costó el anillo?, diez mil dólares… a ver. ¿por qué no puedes complacerme…?

4) Aqui Sara se dice a si misma “esto me paso por verraca, por haberme dejado llevar una vez mas por la esperanza…Nunca mas!”: - Pero para qué me lo compraste si me lo ibas a sacar en cara en la primera oportunidad. No quiero ir Hernán, ¿no comprendes?, me asfixian esas cosas. No está en mi. Pídeme otra cosa, lo que quieras.

Medea dijo...

Amigos, la falta de intimidad, de esa intimidad real y necesaria en una pareja seguro que convierte la vida en comun en un infierno. A veces la intimidad se pierde, a veces nunca se llega a construir, o se construye sobre falsas bases. Es realmente complicado despertar un dia y preguntarse " y este que esta durmiendo al lado mio y yo, que tenemos en comun?".