martes, 29 de enero de 2008

La historia de Cecilia Solás(48). Una blogonovela cubana.

Junio 2002.
Capitulo 11. Detrás de mi, el diluvio.

Querida Sara,

¿Incisiva?, si un poco. Un poco bastante, diría yo. Pero aquí me tienes de esclavo de tus designios. Tu eres mi dama, y yo soy un caballero. No puedo negarme a una petición así.

El arte como sabes tiene muchas definiciones y acepciones. Y a través de toda la historia desde las primeras pinturas rupestres en las cuevas de Altamira y posiblemente aun antes, los caminos del arte han sido también los caminos de los dioses y del alma humana.

Me gusta esta definición de Goethe al que tengo en el Topus Urano de mis consideraciones personales. “El Arte es el mediador de lo inexpresable", creo que por ahí anda la cosa. Claro querida Sara, si pudiéramos regirnos por definiciones y dogmas todo fuera muy sencillo, pero paradójicamente el arte entonces no tendría lugar.

Cuando se contempla un crepúsculo, hay quienes piensan en el cuadrante de la luna, el equinoccio, las mareas y la gravedad de la tierra. Otros, los poetas solo ven la luz filtrándose quizás a través de nubes etéreas, y el cielo rojo imposible bramando una despedida. Un artista de la plástica, advertiría los matices infinitos que la luz otorga caprichosamente a esa enorme paleta que es el cielo, ese espacio sideral que no se sabe hasta donde llega en donde caben todos los matices y texturas

Con Nietzsche de la mano, buscaríamos la ubicación de la embriaguez en el lugar que le corresponde. Y por ahí andaríamos incansables.

Aunque es mi opinión particular que en general, la perspectiva moral no reconoce en la embriaguez una experiencia valiosa, reemplazándola por una actitud más calma y racional. En este planteo, en cambio, admito reconocer la vivencia íntima de un desequilibrio positivo y creador, la aparición de un deseo ambicioso y con pretensiones, que no está preocupado de manera obsesiva con la moral y con la producción del bien.

Resulta claro para mi y mi credo que el artista no es el ser más moral del mundo, o bien que su moral (sus valores) son más los del entusiasmo y la generación que los de la difusión de la justicia y la bondad. En los artistas, las buenas intenciones son siempre una máscara. Y cuando no lo son las obras no alcanzan la intensidad requerida.

A veces me torno cual ermitaño y abandono toda ambición mundana hasta ser devorado por el pensamiento. Como ves no aspiro a poco.

Pero querida Sara, todo esto que te he dicho hasta ahora contrasta tremendamente con la realidad cruda. Nacimos en un país de caleseros y meretrices, donde todos cabemos en la disfonía permanente de una conga o en la paleta rojinegra de una rumba de cajón.

Tanta sangre mezclada en nuestras venas nos han hecho singulares por naturaleza, somos una raza “sata”, y así nos comportamos.

Con esto te digo, no sin una gran cuota de cínica y aristotélica sinceridad que en mi caso, el asunto es mas simple aun: en mi obra, la política tiene un lugar de primer orden, pero solo en mi obra. Sé que hay muchos artistas que viven de eso, yo no acepto entrar ni de lejos en esa danza. Y es que conozco bien las reglas del juego y se hasta donde puedo llegar. Ya se que hablaras de censuras, autocensuras y cosas así. Te presiento.

Pero te propongo algo más sano. Dejemos esto aquí. Me irrita sobremanera tratar estos temas, digamos que me obnubilan las entendederas y créeme mi querida Sarita, no he llegado hasta donde he llegado para dejarme provocar.

Aunque no lo entiendas, este gesto de escribirte y explicarte es una muestra de amor y confianza hacia ti, mi querida indagadora. Créeme no forma parte de mi naturaleza andar por estos rumbos abismales y peligrosamente intransitables.

¿Podemos pasar esta página?

A vuestros pies, su seguro servidor,
José Pablo (continuará)

12 comentarios:

parejanoverbal dijo...

Medea, no se...pero aqui falta accion...

GeNeRaCiOn AsErE dijo...

pues estoy de acuerdo con eso de que somos de la raza mAs sata del mundo. ;)

cuidate mede, t.

Güicho dijo...

¿Pero qué es esto? De Pablito el fiero a Joseíto el somnífero.

parejanoverbal dijo...

Si, Medea, coincido con Guicho, hemos pasado a la "batalla de ideas" y hace falta un cuerpo a cuerpo..

lola dijo...

Esto se me está pareciendo a esos documentales del National Geographic donde sale una serpiente y empieza a rondar a la paloma, y la deja media hipnotizá y yam! se la come.

parejanoverbal dijo...

Lola, pero la paloma...le gusta o no que se la jamen, la hipnoticen y demas..?

lola dijo...

eso, mejor se lo preguntan a la paloma :)

lola dijo...

eso, mejor se lo preguntan a la paloma :)

Yo soy Medea dijo...

Pero mi gente! como es eso?, es que acaso la batalla de ideas no es importante?, Pablito tiene que justificarse de alguna manera, digo yo, y a sara le importan tres rabanos lo que piensa Pablito, ella esta en otra onda... pero a ver que si no meto un post XXX se me van mis lectores! Nooooooooo!!!!
Lola pues si, serpiente y paloma... un buen simil...

Lena...en algun lugar del mundo dijo...

Como me he reido con el comentario de Lola!!!!
Bueno Medea parece que el pueblo pide carne... te prometo, no me voy a ir!!!

Ivis dijo...

Mede, a mí me ha gustado mucho, debo ser un poco aburrida o "ideota". Me ha parecido muy profunda esta disertación de Pablito sobre el arte, salpicada de frases inteligentes y referencias cultas. No todo puede ser sexo y más sexo, va a ser verdad eso de que a los cubanos solamente nos gusta la pachanga. (Es broma, que como está el patio (ver en mi blog el penúltimo post) igual me ponen una demanda).

Maite dijo...

Me gustó mucho esto, Medea. Me ayuda a seguir perfilando la psicología del personaje "Pablito". Además, está enjundioso ese discurso.
Felicdades por la audiencia que estás logrando.
Un abrazo