miércoles, 16 de abril de 2008

La historia de Cecilia Solás(58). Una blogonovela cubana.

Julio 2002.
Capitulo 14.


“.. sin un temblor de más
me abrazo a tus ausencias
que asisten y me asisten
con mi rostro de vos …”
Mario Benedetti
Poema Rostro de Voz
De la antología
Poemas de otros
(1973-1974)

El lamento de Magela.
¿Pero qué puedo hacer?, hace años que es mi marido, dependo tanto de él … pero me jode, me joden sus donjuanerias constantes, su egoísmo sin límite, pero lo quiero tanto… es mi adoración… siempre lo digo. Podrán venir legiones de hombres a mi vida, pero como él….como él…Dios… no quiero perderlo… pero tampoco puedo seguir así… paranoicamente celosa, lo sé. ¡ Ah! Si pudiera… siento que lo estoy perdiendo… si ni ganas de ver a Héctor Mario me dan. ¿Será que eso de que ojo por ojo y diente por diente no funciona siempre?

Dios, si pudiera hacer borrón y cuenta nueva. OLVIDAR verdaderamente todo lo pasado, y volver a rodar el rollo.... ENTREGARME de verdad y sin reservas, como cuando empezamos. Sin protagonismos, sin intentar brillar, con humildad y devoción, como hice al principio. Sin importarme nada en la vida que no sea él y su vida y sobre todo su OBRA. Tengo que lograrlo, que vuelva a sentirse cómodo y en su estilo conmigo, que me cuente sus aventuras, sus amoríos, ¡oh! Si lo prefiero mil veces a esa mirada fría e inocente con que se me presenta, cuando yo se, lo se bien porque lo conozco mejor que a mi misma, que algo se trae, algo o algos. Sumergirme en su mundo sin ser jueza. Como antes. Concentrarme y dejarlo hablar y oírlo con humildad y veneración, si, como antes, como al principio. Y no oír otras voces, ni siquiera la mía misma que me grita que soy una estúpida aguantándole sus mentiras, sus traiciones, sus tarros sin cuento. Estúpida eres si lo pierdes, ¡estúpida!
Si lograra esto podría recomenzar una intensa vida con él. Como antes. Se que no es tan loco. Se ha templado no menos de 500 mujeres pero eso que importa si me prefiere a mi asi. ¿Pero me prefiere realmente?, ¿o acaso me tolera?. Estas dudas me matan. ¿Por qué siento que todo está cambiando?, ¿ O estaré cambiando yo?

Al lado de ese hombre he sido muy feliz, he llevado una vida con una satisfacción desbordante, me ha hecho conocerme verdaderamente. Es un privilegio estar con él, haberlo conocido. Es un hombre lleno de pasiones, sublimes, rotundas, que me ha llevado a un mundo totalmente distinto e interesante aunque rodeado de la mayor estulticia en este paisucho de mierda que me ha tocado por patria. Odio este país, sus calores, sus chusmerías.

Se que no perdona las dudas ni la traición. No puede enterarse de nada. Dejará de quererme. Me moriré en vida. ¿Qué será de mi entonces?. Voy a dejar a Héctor Mario, si, me concentraré en él, en rescatarlo de nuevo. Se que lo puedo lograr. Y tengo la mejor arma, Leonor. Se que por Leonor hará cualquier cosa. Siento que se me escapa, ya no me mira como antes. Pero ¡coño! ¿Cómo no me di cuenta antes?

Se que José Pablo es un afortunado de Dios que le ha dado el don divino de la creación, eso, es un artista. Y tener la posibilidad de compartir un tiempo de la vida junto a él, es un lujo. Un lujo Magela Hernández Hernández, métetelo en la cabeza. Y no quiero perderlo. Quiero qué todo sea como antes. Siempre lo querré, lo se. Por eso no puedo arriesgarme a perderlo.

Quiero protegerlo, cuidarlo ante todos, y defenderlo. Solo así mereceré su amor. ¿Cómo he estado tan ciega?, ¿Cómo he dejado que los celos me cieguen? . Tengo que reconquistarlo, que regrese a mí. Como antes…!Dios ayúdame! (continuará)

10 comentarios:

GeNeRaCiOn AsErE dijo...

Magela es resume ese machismo que muchas veces también enarbolan las mujeres que beatifican al ‘cabroncito petulante’ al tronco de jodedor, al sandalio el volao que se la sabe todas y no pierde ni a las escupias... Sin Magelas, Jose Pablo la tuviera bien dura.


saludos, g.a.

Ivis dijo...

Bueno, aunque no estoy de acuerdo con Magela veo que le has metido en la misma costura a la psicología de los personajes. Parecen tan reales...
Felicidades, Medeíña. Te sigo.
Hasta pronto.

Al Godar dijo...

Ya te lo he dicho antes, pero me embuyo con lo que te dice Ivis.
Uno supone que una novela es siempre un poco de cuento. Esto parece mas bien un chisme. Muy real.
Saludos,
Al Godar

Al Godar dijo...

Hey!
Cambiaste el diseño?
Eso no estaba tan verde la ultima vez que estuve aqui ayer.
No?

Westchester dijo...

Ay Medeilla, me has matado con la estulticia! Si ella se habla asi, a si misma, como hara el amor? "Querido, estimo que me has rozado el punto g. Sin continuas en tu afan lograre alcanzar el bienestimado orgasmo en cuestion de minutos y gracias a tu incalculable pericia!

Yo soy Medea dijo...

!Va y no! quizas es de esas que es muy fina de dientes para fuera, pero cuando llega el momento que le tocan el "g" ( g de guatrapeo ) pues se desordena y se encarama encima del piano y va y hasta grita como una condena' y rebuzna energicamente como para dar a entender que su punto g es el mas g de todos los puntos y repuntos ella misma incluida ... no se... a mi la gente asi me confunde mucho... pero es cierto que eso de la estulticia le ronca el tallo... oye, tu conoces a alguien que hable asi?, pues yo si... na' seguro lo esta imitando... pero a decir verdad yo a Magela no la conozco...

GeNeRaCiOn AsErE dijo...

ya veo que hay cambios nuevos por AQUI... me gusta el verde del empezar.

SEE U, g.a.

Los Miquis de Miami dijo...

es muy común en nuestra cultura latina ese entreguismo de la mujer, por encima de las infidelidades. es triste. he visto en algunos países nuestros como el hombre que no puede tener más a su lado a una mujer, prefiere matarla y después matarse él. como si lo único que los uniera fuera la muerte.

Yo soy Medea dijo...

Miquis eso que dices es tremenda verdad, los conozco... dan un ojo por ver a la pareja tuerta... que triste manera de entender la vida, como si fueran inmortales.

Lena...en algun lugar del mundo dijo...

Me he reido mucho con el comentario de Westchester!!!

...y Magela lo que necesita es un psicoterapeuta que la ayude a tomar decisiones por si misma!