miércoles, 23 de abril de 2008

La historia de Cecilia Solás(59). Una blogonovela cubana.

Julio 2002.
Capitulo 14.

Amor que me has buscado sin buscarte,
no sé qué vale más:
la palabra que vas a decirme
o la que yo no digo ya...

LA BALADA DEL AMOR TARDÍO
de Dulce María Loynaz


Sarita de mi querer,
de las cuatro mujeres sentadas en el sofá, hay una demasiado pequeña para que seas tú. La muchacha que sostiene en las piernas a la más diminuta de las mujeres en esa foto, tendrá unos quince años, así que tampoco eres tú. En fin, solo cabe que tú seas, o la señora de la extrema derecha, o la del centro, pero creo que uuuuh, rebasan tu edad en mucho. Conclusión, acaba de enviarme una foto tuya.

Me preguntas como ama un ariano, y entreveo que es una pregunta indirecta muy directa, pues te digo, el amor, de por sí, no tiene fin. Cuando uno se enamora, lo sabes, se enamora para toda la vida. Si al final la relación amorosa duró un año o una noche, es tal vez por hijeputancia de la vida. Pero no hay dudas que si se ama, se ama para siempre. Gracias a quien haya que agradecer, uno puede enamorarse para toda la vida varias veces en una misma vida.

En cuanto a utilizar la cabeza y no dejarme llevar por la fogosidad, bueno, no creas, soy a tiempo completo un animal, y a ratos hasta llego a racional. No todo el mundo logra hacer entrar los absurdos en las leyes de la lógica, y en eso soy especialista.

Y puede que en ocasiones me pase de la raya, pero no por buscar sensaciones fuertes, dinamismo y aventuras, ni por llegar a relaciones inter-personales arrebatadas, lo que busco es ser fiel a la vida. La vida me abre una puerta agradable, amable, codiciable, soñada, y me lanzo a traspasarla con una extraña sensación de vértigo y felicidad.

Claro que es tarde para que apague mis fuegos, sea mesurado, por no decir frío y calculador. Ahora bien, jamás confundo sexo con amor, ni sensualidad con sentimientos.

Donde dice, "el signo de Aries rige como parte del cuerpo humano a la cabeza", pues no, Sarita, no se refiere a la que está en la punta de la barriga. Pero es verdad que ambas cabezas tienen bocas, gustan besar y ser besadas, sienten impulsos análogos de penetrar, cada una con sus armas. Y creo que ambas te gustarán, si ya no te gustan algo. ¿Te gusto algo?
Un beso.

8 comentarios:

GaviotaZalas dijo...

PEROOOOO al menos aqui crece el trigo y llegó la primavera,,,,VERDE Q TE QUIERO VERDE. MEDEA,,,muy bonito el blog, no será que SARITA encontró novio???? a mi estos cambios de color camaleoonticos me dan buenas vibraciones,,,,UN BESOOO,
PD. quizás también yo debo colorearme...

Westchester dijo...

A mi esto me suena,-buena novela- a veces una oda al falo del hermano Pablo. Que si las cabezas, que si tienen bocas... Si esta existio, debe haber sido muy buena...Ojala existan muchas en el mundo! Pero habra otro mundo mas alla de la culebra de la cabeza juguetona? Vale la pena morir por ella? Que el mundo gire a traves de ella? Vaya culebra, carajo!!!

GeNeRaCiOn AsErE dijo...

Soy un animal que trabaja a tiempo completo y a veces por la madrugada ensaya a ser racional… pero en este caso, creo que siempre tenemos el animal de guardia.

...nos vemos mede, ;)

Yo soy Medea dijo...

WestChester.. quien fue el que dijo dame una palanca y movere al mundo?, parece que JP anda por esa vuelta...

Westchester dijo...

Te refieres a que la palanca de marras es el miembro enhiesto del hermano Pablo? El que dijo eso, si lo dijo y no es apocrifo, fue un fisico. Las palancas a las que se referia construyeron las piramides, y aun hoy construyen los rascacielos en la bahia de Biscayne o de Tokyo. La "palanca" del camaleon de la novela no va mas alla de (su accion sobre) unas decenas de mujeres, que despues de todo andan buscando una emocion primitiva de la que todos somos esclavos, digamos, pero que termina siendo eso, solo primitiva.

Yo soy Medea dijo...

Mira WestChester, hay palancas y palancas , mira la de Arquimides movio al mundo. No se la de JP en un final que logre, va y no es una palanca sino un palo envenenado, o quizas una serpiente heredera de la que enganno a Eva en el paraiso o tambien pudiera ser el rabo del camaleon que se mueve solo auqnue se lo cortes o tambien la lanza de Don Quijote. El asunto no esta en lo que pueda ser, sino en lo que JP convierte su atributo, lo maximiza, lo hiperboliza aun no sabemos hasta donde puede llegar, quizas es un jodedor cubano y en el fondo es buena gente.

Al Godar dijo...

Mientras más leo tu JP más me convenzo que esto no es una novela sino una historia muy real. Hace años conocí a una muchacha que tenia un novio que se llamaba JP y no se diferenciaba en casi nada del tuyo.
No dudo que esto sea producto de tu imaginación. A veces uno imagina las cosas tal y como son.
Saludos,
Al Godar

Yo soy Medea dijo...

Al, te juro que no conozco a nadie que se llame JP, ni yo soy esa muchacha... lo que pasa es que hay historias que se parecen en su esencia. Parece que este es el caso.