sábado, 24 de octubre de 2009

Soneto 66 de Shakespeare. Un canto al amor.


Impresionada por las múltiples entradas a google que he descubierto buscando por palabras tales como desilusionada, amor desilusionado, poema a la desilusión y así. Me entusiasma colocar este poema de Shakespeare que aunque no es un canto a la desilusión propiamente, de alguna manera roza con ese ambiguo sentimiento que toca a todos los humanos alguna o más veces en la vida. Porque solo tras una ilusión es que la desilusión anida y eso nos hace mas grandes.

Aunque considerado por algunos como un poema paradójico, en mi humilde opinión es un hermoso canto a lo más importante que nos puede ocurrir.


De todo esto cansado, pido el mortal descanso,
al ver nacer mendigo aquel de mayor mérito,
y la enclenque torpeza, ornada alegremente,
y la fe más sincera, vilmente traicionada


y el honor refulgente, donado innoblemente,
y la casta virtud, forzada a ser buscona,
y recta perfección, afrentada con saña,
y fuerza mutilada, por el poder corrupto


y el arte amordazado, con toda autoridad,
y la docta locura, oprimir al talento,
y la honradez sencilla, mal llamada simpleza,
y al Bien que cautivado, sirve al Mal, su Señor.


Cansado de estas cosas, quiero dejar el mundo,
salvo que por morir, dejo solo a mi amor.


Texto tomado de: http://www.cervantesvirtual.com/servlet/SirveObras/12048731998085961865624/p0000004.htm
Imágen encontrada en: http://steveshann.wordpress.com/2009/08/26/some-thoughts-on-the-fly/